5 tips para que la hora de la comida sea divertida

5 tips para que la hora de la comida sea divertida

Muchas veces la hora de la comida se convierte en una batalla de padres e hijos, vegetales van y vienen, y terminan en el plato. El 90% de los niños no comen los vegetales y la fruta que debieran, por lo que sin exagerar podemos decir, que tenemos un problema.

 

Pero no te alarmes, esta situación es normal, en esta etapa el crecimiento no es tan acelerado como en el primer año de vida, y los niños pasan la mayor parte del tiempo jugando y descubriendo su realidad, lo que hace que la hora de la comida no parezca tan divertida como el resto del día.

 

Afortunadamente, hay pequeñas cosas que podemos hacer para cambiar este comportamiento y fomentar buenos hábitos de alimentación que perduren toda su vida. Por supuesto, requiere mucha paciencia y constancia, pero si aceptas el reto, te garantizo que verás cambios significativos y la hora de comer será una experiencia totalmente diferente.

 

  1. Comer en familia

Si creamos un ambiente positivo, haremos que el niño asocie comer con algo agradable. Esta relación positiva se quedará en su memoria y con el tiempo será capaz de disfrutar de la comida y la compañía al mismo tiempo.

 

Y bueno, sabemos que los niños aprenden a base de la imitación, si consideramos todas las formas en las que podemos lograr que coma adecuadamente, la principal será enseñarle con el ejemplo. Si tú no llevas una dieta saludable o no lo haces a tus tiempos, no puedes esperar que él acceda a hacerlo.

 

  1. Hazlo divertido

El buen humor da apetito y el malo lo quita, así que el truco de jugar, sí funciona. La hora de la comida puede ser una novedad, y hacer cosas tan simples como, llevarlos a escoger o elegir su plato, vaso, mantelito especial, o enseñarles a preparar la comida, puede marcar la diferencia.

 

La presentación en los alimentos también importa, no es lo mismo comer manzana entera que en forma de corazones, no es lo mismo comer arroz con verduras, que un platillo con ojos y boca feliz. Usa tu ingenio y prepara una comida curiosa, lo vas a agradecer.

 

  1. Invítalos

Cuando vayas de compras al súper, invita a los niños, enséñales a escoger la fruta y la verdura, explicales sus beneficios, déjalos tocar y oler. Involucrarlos desde el primer paso, hasta la elaboración de la comida, ver de dónde viene la comida que pones en su plato, los hará sentirse más seguros y confiados de lo que están comiendo.

 

  1. Fomenta la elección

Obligar a alguien a comer algo, significa convertir la comida en algo desagradable. Por ello, es fundamental preguntar a los niños cuál de las dos opciones de verduras que tengas prefiere, sentirá que su opinión cuenta. Además, resulta ser una valiosa pista a la hora de saber qué es lo que más les gusta, y así, aprovechar la ocasión para introducir nuevas recetas.

 

  1. Sé alegre

Olvida los pleitos por la comida, y no uses los dulces o los postres para sobornar, ni se los quites como castigo, eso solamente ayudará a reforzar el ambiente negativo. Trata de hacer que las comidas juntos, en la mesa, sean tan agradables como sea posible.

 

 

La clave está en no obligarlos, darles oportunidad de elegir, y sobre todo poner el ejemplo con nuestros actos a la hora de educarlos, pues ya ves que nutricionalmente también somos un espejo.

Categories: Blog