Actividades físicas como complemento de una buena nutrición.

af

Actividades físicas como complemento de una buena nutrición.

La práctica de hábitos alimentarios correctos y ejercicio provocan que nuestro cuerpo se encuentre saludable. Son innumerables los beneficios que se adquieren al mezclar estos dos conceptos pues nuestra salud mejora en aspectos bio-psico-sociales. En los siguientes párrafos se explican los beneficios.

Todos debemos realizar ejercicio. “El ejercicio físico, es una actividad funcional de los músculos que tiende a regularizar las funciones orgánicas, ya que actúa como un estimulador, sobre todo si se realiza con gusto y alegría”. (Salas, 2004: 205).

Un niño sigue el ejemplo de sus padres y hoy en día algunos niños se rodean de un ambiente sedentario debido a los horarios laborales, el uso de la tecnología y automóvil. Al realizar nosotros algún deporte comenzamos a fomentar el gusto en el niño. Estas actividades deben ser adecuadas para cada edad y con los niños podemos comenzar con actividades al aire libre como correr, caminar, pasear al perro o algún juego. También hay niños que desde “…muy pequeños muestran interés por algún deporte, en este caso, podemos darle los elementos y el apoyo para comenzar a practicarlo…” (Esqueda, 2012: 6).

La simple práctica del deporte beneficia a nuestro cuerpo y si se realiza en grupo o con familiares ayudamos a fortalecer la comunicación, el trabajo en equipo, se estimula la creatividad, incentiva competitividad, entre otras cosas. También ayuda a forjar la disciplina favoreciendo el desarrollo de las facultades físicas, intelectuales y morales:

  • Promueve el mejoramiento económico, social y cultural de un pueblo.
  • Contribuye a mejorar la convivencia humana.
  • Exige una buena alimentación.
  • Mejor a la interacción social a través de participar en un equipo deportivo.
  • Mejora rendimiento escolar.
  • Ayuda a formar el carácter.

Por todo lo dicho con anterioridad la práctica de algún deporte y el hacer ejercicio ayuda a mejorar los hábitos alimentarios ya que con el cambio de actividades nos vemos en la necesidad de recurrir a otra alimentación y a aumentar el consumo de agua, además mantiene la mente ocupada y disminuye el mal comportamiento en los niños, en fin son muchos beneficios que se presentan con la práctica de estas actividades.

Referencias:

  • Esqueda, F., (2012). “La importancia de la actividad física en los niños”. INCformativa. 6. 6-8.
  • Salas, C., (2004). Educación para la salud. México: Pearson Educación.
Categories: Blog